Había una vez… Del compartir y el agradecer

Tomás de 80 años, estaba cavando en el jardín trasero de su casa. Un vecino que le vio cavar, lleno de curiosidad, le peguntó:-¿Qué estás haciendo, Tomás?-Voy a plantar cocoteros –contestó el octogenario.-¿Esperas llegar a comer los cocos que den estos árboles? –dijo con sorna el vecino-Probablemente no –fue su respuesta-, pero toda mi vida he comido cocos de árboles que no había plantado.

Y esto no hubiera sido imposible si otras personas, no hubieran hecho antes lo que yo estoy haciendo ahora. Sólo estoy pagando la deuda que tengo contraída con ellos.

Del libro Aplícate el cuento de Jaume Soler, M. Mercé Conangla. Ed. Amat. Barcelona 2004. Cuento: “Tenia una deuda” Pág. 119.

Devolver con abundancia parte de lo que se ha recibido durante la vida, es una hermosa manera de expresar agradecimiento, hacerlo todos los días es tender un puente que nos lleva a sintonizarnos con la generosa abundancia del universo.

Miremos alrededor, un ser humano exitoso es aquel que se detiene muy poco a quejarse en los momentos de carencia o dificultad, es alguien que observa, siente, asume, analiza, aprende, transforma y fluye, no se queda estancado, ni ve esas experiencias como un fracaso, por el contrario, es precisamente en esos momentos cuando emprende la búsqueda de otras oportunidades, para poder seguir avanzando.

Las gracias sinceras, son como las caricias, que reconfortan y alivian, son una sorprendente manera de vencer los miedos y de acortar las distancias con los seres queridos, o con aquellas personas que sin ser nada nuestro, son cordiales, amables y muchas veces nos hacen más amable la existencia.

Dar las gracias por la vida, la salud, los padres, los hermanos, los hijos, la pareja, los amigos, los compañeros, el trabajo, el descanso, un buen libro, la naturaleza, por el silencio, o la risa, también por el dolor, gran maestro en los procesos de sanación y transformación emocional y espiritual.

Quizás hoy es un día mágico para agradecer y devolver, como la historia de este anciano, que tiene la certeza de que otros no importa quiénes,  pueden recibir más tarde, lo que generosamente está sembrando

Hágase las siguientes preguntas:

¿Es usted agradecido?

¿Cree usted que tiene palabras de gratitud que aún, no ha expresado?

¿Enseña a sus hijos a ser agradecidos?

¿Le falta aprender a compartir con otros su abundancia?

¿Dicen que orar es agradecer y agradecer es orar, que opina usted?

 

Escrito por Fanny Bernal Orozco (Psicóloga)
fannybernalorozco@hotmail.com
Tomado de la columna dominical: Había una vez. Diario La Patria. Marzo 18 de 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

La Aurora Funerales y Capillas
«Porque siempre hay un nuevo amanecer»

Sede principal:
PBX: (6) 899 77 00
Calle 50 No. 24-34, Manizales, Caldas.

Líneas nacionales gratuitas:
01 8000 413 833
01 8000 916 966

Teléfono móvil nacional:
(03) 312 230 72 30

Email: contacto@laaurora.co
Página web: www.funeraleslaaurora.com
Facebook: @funeraleslaaurora
Youtube: La Aurora Funerales y Capillas

Síguenos en