LA AURORA FUNERALES Y CAPILLAS

CELEBRAMOS 25 AÑOS con la felicidad de proteger a quienes amas

15 de abril de 2018, Manizales, Caldas.

Hace 25 años La Patria auguraba: “La Aurora: La luz de un nuevo amanecer”

El jueves 15 de abril de 1993, es decir un día como hoy, pero hace 25 años, alrededor de las 7 de la noche, la familia Ospina Isaza, nerviosa y emocionada, se reunió frente al edificio del número 24-34 de la Calle 50 de la Ciudad de Manizales para inaugurar la primera Casa Funeraria del Eje Cafetero, diseñada y construida específicamente para ese fin: La Aurora Funerales y Capillas.  El periódico La Patria de ese día anunciaba prometedor: “La Aurora: La luz de un nuevo amanecer”.

Para toda la familia Ospina Isaza, aquel día quedó grabado profundamente en su memoria y en sus corazones porque representó la materialización de un sueño, que nació muchos años atrás, que creció con ellos y que fue haciéndose realidad con la voluntad, persistencia y tenacidad fundamentalmente de la cabeza de esta gran familia: la señora Beatriz Isaza de Ospina.

EL INICIO DE UN CAMINO EN EL SECTOR FUNERARIO

En el año 1973, cuando los hijos e hijas de Doña Beatriz eran apenas unos niños y el mayor contaba con tan sólo 7 años, falleció el señor Jorge Enrique Ospina Hoyos, esposo y padre. La situación para toda la familia se tornó sumamente vulnerable, pero después de transcender una dura crisis por el duelo, la madre de estos pequeños tomó fuerza y descubrió que tenía lo necesario para sacar adelante a su familia: amor, compromiso y esperanza. Con esas certezas y con el apoyo de Monseñor Alberto Elías Jaramillo Gómez (q.e.p.d), poco tiempo después de quedar viuda, comenzó un nuevo camino vinculado a los servicios funerarios.

Corría el año de 1975, cuando ella empezó a laborar en la Funeraria San José como auxiliar administrativa. Más adelante, se trasladó directamente a la nueva sede de la funeraria, ubicada en el local de la primera planta de una casa de propiedad de la familia Ospina Isaza, y comenzó a administrar este emprendimiento de nuevas salas de velación. Para entonces, las funciones de Doña Beatriz implicaban mucha mayor responsabilidad, de tal modo que, mientras elle gestionaba las velaciones en la planta baja, sus hijos, niños aún, convivían con esta nueva realidad en la planta alta, donde dormían, crecían, jugaban y estudiaban.

Unos cuantos años después, en 1983, Doña Beatriz se propuso, con el apoyo de monseñor Jaramillo, independizarse. Con considerables esfuerzos, alquiló una casa en la Calle 46 y fundó su primera funeraria propia, La Candelaria, que durante muchos años fue la mejor alternativa de la ciudad de Manizales.

Diez años después, el 15 de abril de 1993, ella y sus 6 hijos, fundaron La Aurora Funerales y Capillas, un proyecto integral y moderno que contaba con amplias capillas de velación, baños, cafetería, teléfono para llamadas locales y de larga distancia, jardín interior, floristería, unidad de primeros auxilios, sala de preparación de cuerpos, subestación y planta eléctrica, tanques de agua de reserva, rampa para discapacitados y parqueadero.

Desde aquél jueves prometedor, la empresa ha tenido un excepcional crecimiento, promoviendo la previsión exequial integral como un modelo de protección, apoyo y soporte para ayudar a las familias a afrontar la difícil pérdida de un ser querido, minimizar la preocupación y el desgaste económico por los altos costos de los servicios funerarios inmediatos y garantizar despedidas dignas.

LUZ Y ANHELOS PARA EL FUTURO

Hoy, 25 años después, Doña Beatriz es la presidenta de La Aurora, una de las más importantes funerarias de Colombia; su hijo mayor, Jorge Iván Ospina Isaza, es el gerente general de dicha funeraria; todos sus hijos e hijas son profesionales y empresarios; y sus 14 nietos son testigos de la prosperidad de un gran sueño que se mantiene en constante transformación y progreso porque aún tiene mucha luz y anhelos para el futuro.

Muchos han sido los logros de La Aurora en sus 25 años de desarrollo:

  • Servicios prestados: más de 30.000
  • Personas cubiertas por nuestros planes: alrededor de 700.000
  • Socio fundador de Corporación Remanso, la red de funerarias más grande de Colombia y un referente en el sector en Latinoamérica.
  • Primera empresa del Eje Cafetero en obtener la distinción de la Certificación de Responsabilidad Social Empresarial, otorgada por la Corporación FENALCO SOLIDARIO de Colombia.
  • Su propio centro psicológico de apoyo para el duelo, el CIAD, que a finales del año pasado cumplió 5 años de labor profesional.
  • Pionera en el uso de nuevas tecnologías de la información, con la mejor plataforma y el más moderno sistema de información del sector
  • Cobertura nacional e internacional
  • Galardonada en 2017 con el Mercurio de Oro de la Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO)
  • Respaldo de varias organizaciones del sector funerario a nivel mundial porque son asociados de:
  • FIAT – IFTA (International Federation of Thanatologist Associations)
  • NFDA (National Funeral Directors Association)
  • ALPAR (Asociación Latinoamericana de Cementerios y Servicios Funerarios)

Actualmente, ofrece a la ciudadanía y a sus afiliados los siguientes beneficios:

  • 35 años de experiencia funeraria
  • 39 sucursales, 16 oficinas comerciales y 19 puntos de recaudo
  • Servicios exequiales directos
  • Inhumación, cremación y exhumación
  • Planes de previsión para familias, para mascotas, para fuerzas militares y policías, para empresas y para cobertura internacional.
  • Red de funerarias a nivel nacional
  • Alianzas comerciales con beneficios para afiliados
  • Diversas y fáciles formas de pago: Pago directo en oficinas, recaudadores o pagos vía Pagos Online, PayU, Efecty, Dimonex, Servientrega, Susuerte, Apuestas Ochoa, Apostar, Red de Servicios del Quindio S.A. y CHEC.
  • Medios tradicionales y digitales para comunicarse eficiente y permanentemente con sus usuarios y afiliados

 

 

 

Share this post on: